Amy, la yegua que no perdonaba...

Por petición popular, hoy os presento a Amy... No es que sea mi favorita, pero ella ha sido especial para mi... Llegó a mí por su conducta agresiva. En la jerga equestre se dice que "la habían roto" pero yo siempre pienso que lo que les rompen es el alma... Venia de competir en polo y su vida no había sido fácil: fue maltratada por algún humano con el que se tropezó. Lo primero que ví en ella fueron sus cicatrices y su triste mirada... en ningún momento me mostró su agresividad y desde el primer momento conectamos. Comprendí que lo único que tenia era miedo y había que trabajar con él... Después de su primera sesión de Reiki Amy cambió... Trabajé con ella dos días a la semana y su comportamiento cambió radicalmente: se podía montar perfectamente, y su nobleza salió a la luz.. Pero un día la acercamos a un campo de polo y no quiso ni pisar la hierba. No se quiere acercar a sus recuerdos. Comencé a trabajar con Thetahealing para cambiar sus creencias a todos los niveles, a reparar su alma rota... ¡¡y lo conseguimos!! Hoy Amy trabaja como los demás e incluso la montan niños!! Sigue agachando las orejas en cuanto se acerca alguien que no conoce por que las cosas se perdonan pero nunca se olvidan....

Amy, la yegua que no perdonaba...