Subir la vibración

Muchos habréis leído o escuchado que en este momento es necesario subir nuestra vibración para adecuarla a la frecuencia vibratoria de la tierra, que también ha subido. Esto último los han dicho los físicos, no yo....

¿Pero cómo hacerlo?

Todos los seres que estamos en la tierra emitimos una energía que vibra a una determinada frecuencia. Esta energía es emitida en forma de emociones, y cada emoción vibra a una determinada frecuencia. Existen dos emociones: el amor y el temor, y absolutamente todas las demás provienen de ellas... piensa en ello...

Cada situación de la vida ha nacido de alguna de estas dos: la alegría, la creatividad, el perdón y la gratitud han venido por el amor que sientes hacia algo o alguien... El odio, la rabia, el egoísmo, el rencor... Provienen del miedo a que alguien o algo cambie algo en tu vida. Por el miedo a la soledad, a no tener suficiente dinero, miedo a perder el trabajo o a sentirte diferente a la gente que te rodea.

Estos ejemplos son los extremos pero hay un montón de emociones que sin ser extremas, también varían nuestra vibración. Ahí es donde la mayoría de la gente se encuentra. No sienten rabia ni rencor y no se consideran egoístas, pero dan las cosas por sentado sin parar a darse cuenta del momento en el que viven. No disfrutan de cada encuentro con alguien que quieren, no se llenan de una puesta de sol... a lo mejor un día de vacaciones en la playa sí, pero os recuerdo que el sol se pone todos los días. Vivir así, sin darnos cuenta de nada también hace que nuestra vibración sea baja. Quizá no tanto como la de nuestro amigo negativo y triste con el que intentamos no coincidir mucho, porque su vibración no resuena con la nuestra... pero baja...

El simple hecho de cambiar las emociones emitidas cambiara nuestra frecuencia vibratoria. Ley de la atracción, ley universal tan demostrada científicamente como la ley de la gravedad... De la que os explicaré más adelante como trabajarla.

Pero debido a que llevamos mucho tiempo vibrando bajo, hemos de entrenarnos y aprender a vivir única y exclusivamente en el margen de vibración alta, y mágicamente, te lo aseguro, tu vida cambia.

La manera más efectiva que conozco para trabajar a diario es la gratitud, ¡¡esa emoción tiene una frecuencia vibratoria altísima!! Y deriva del amor que sientes por cada cosa que te rodea y lo que cada día la vida te regala.

Hay un libro que me parece la pera para empezar a entrenarla, se llama La Magia y es de la colección del secreto.

Las emociones hay que sentirlas y experimentarlas, el universo no es tonto y para ser capaz de sentir gratitud desde lo más profundo de tu ser, tienes que practicarlo y experimentarlo en todos los ámbitos de tu vida.

Da las gracias cuando pagues una factura por el servicio que te ha prestado en vez de odiarlas y sentirte engañado cada vez que tienes que pagar.

Agradece el tiempo maravilloso que has pasado con una persona y todo lo que de ella has aprendido en vez de sentirte desgraciado porque ya no siente nada por ti.

Agradece cada día que te despiertas, no lo des por sentado, agradece cuando las cosas te salen como la seda, cuando no encuentras atasco, o cuando encuentras un sitio para aparcar.

Agradece tu casa y lo bien que te sientes en ella... Agradece tu familia...

Agradece la comida, una tarde con amigos, tu cuerpo y tu salud...

Te darás cuenta solo en tres días de lo maravillosa que es tu vida y todo te empezara a salir como siempre habías soñado.

¡Esto no es magia, es física cuántica!

¡Tu vibración subirá inmediatamente y lo notarás!


Si tenéis alguna consulta, duda o queréis una terapia, escribid a marianieto.es@gmail.com

Subir la vibración